Estuvimos con CGTN.
20 octubre, 2018
La Compost PARTY
9 abril, 2019

Hoy queremos contarles cómo a partir de una idea y una mezcla de esfuerzo, dedicación e iniciativa fue posible crear BioAmbientar, nuestra empresa familiar. Además, compartirles como fue nuestra experiencia de emprendimiento, por qué nació y qué fue lo que nos animó a arrancar con este proyecto.

El punto de partida

Tomar consciencia. Darme cuenta que en muchos países del mundo, sus habitantes tomaban acciones para controlar el problema de contaminación y manejo de residuos orgánicos, mientras que, en Colombia, observaba que muy pocas personas y empresas estaban haciendo algo positivo con este tipo de residuos. No había un acercamiento directo en los hogares donde también era posible darles un buen uso. Así es como el conocimiento que había adquirido desde que realicé mi pregrado en la Universidad Javeriana, maestría en Universidad de Sao Paulo, práctica en Universidad de Hawái, toman sentido en ayudarme en la construcción de mi propósito de vida, es ahí cuando nace la idea de hacer ciencia aplicada, y como no quería que esa idea quedara allí, tomé la decisión de volver a Colombia y tomar acciones para cuidar el medio ambiente y mejorar la calidad de vida de mi país. Este proceso de aprendizaje, lo adapté, transformé y materialice y empecé este proyecto llamado “BioAmbientar”.

 

El desarrollo de la idea

De regreso a Colombia, tuve la oportunidad de presentarme a diferentes empresas para trabajar, pero no era lo que quería, entonces tomé la decisión de presentar la idea a mis primeros inversionistas: mis padres. Haciendo mi primer pitch o discurso, los convencí de ayudarme en la realización de mi sueño.

Para realizar las diferentes tipos de pruebas decidí trasladarme a Pasto. Allí, en la finca “Altos de Yerbabuena” perfeccioné la técnica y junto con mis padres le dimos forma a lo que es nuestra empresa. Empecé a trabajar con los residuos, pasando de ser investigadora a emprendedora y de emprendedora a recicladora, realizando por fin lo que realmente me apasiona.

Constituimos un equipo de trabajo y empezamos a recoger residuos de las plazas de mercado y del parque infantil, donde preparan jugo de naranja; posteriormente, empleamos diferentes tipos de materias primas para hacer nuestro sistema de compostaje, utilizando varias clases de residuos orgánicos: desperdicios de alimentos, restos de frutas y verduras, cáscaras de naranja, cacota de café y bagazo de caña, entre otras. Al inicio se realizó un sistema probandolos de manera independiente, pero luego se hizo combinaciones obteniendo muy buenos resultados.

La perseverancia lo hizo viable

A pesar que muchas personas que trabajaban con sistemas de compostaje y ya habían hecho cantidad de veces este tipo de procesos, me decían que era imposible realizar un sistema diferente, seguí con el desarrollo de mi empresa, convirtiéndola en un reto para mí y para el equipo, que en ese momento empezó a conformarse por Manuela Muñoz, Ingeniera Agrónoma con más de 40 años de experiencia en el área ambiental, como Secretaria de Medio Ambiente y directora de la Fundación San Francisco, fundación que realiza gestión social y desarrollo ambiental en el Departamento de Nariño.

Gracias a mi mamá nació el amor por el medio ambiente, recuerdo que en el patio de mi casa teníamos un cajón con lombrices rojas californianas, las cuales degradaban los residuos orgánicos y los convierten en humus o abono organico, ella me explicaba el proceso de reproducción, el increíble trabajo que estos macroorganismos realizan y el gran beneficio ambiental que esta práctica tiene y desde ese momento desde, sin darme cuenta empezaba a dar mis primeros pininos a entender los procesos de descomposición de los residuos orgánicos.

Otro gran integrante de nuestro equipo de trabajo es Leonardo Martínez, economista, con gran conocimiento en economía solidaria y cooperativismo, ha contribuido con su conocimiento sobre cómo optimizar recursos, lideró el proyecto de construcción sostenible en la finca utilizando material de reciclaje, en este proyecto se ha construido los muros de contención en la finca empleando llantas usadas, así también como pisos fabricados a partir de pedazos de baldosa reciclada, sistema de riego artesanal, juegos para niños, senderos entre otros.

En esta finca hoy funciona la sede principal de BioAmbientar, transformamos residuos orgánicos en compost y este compost se va para las pruebas que realizamos en cultivos comprobando así que los residuos son materia prima para fertilizar nuestros suelos y así obtener productos como mora y tomate orgánico. Así es cómo a partir de estas prácticas en la finca tenemos un sistema autosostenible, optimizamos recursos con el  cual le demostramos al mundo que lo que estábamos haciendo está funcionando y es el modelo ideal en economía circular que se puede replicar tanto en nuestros hogares, campo o empresas.

Fortaleciendo la empresa

En medio de las pruebas que hacíamos en la finca, nos postulamos a varias convocatorias las cuales nos sirvieron mucho, afortunadamente “Unreasonable Lab Institute” con quienes tuvimos un aceleramiento empresarial, donde estuvimos en Cartagena y recibimos asesoría de mentores sobre la parte legal, financiera, entre otros,  permitiéndonos fortalecer nuestro modelo de negocio. Hemos tenido acompañamiento, y de hecho aún lo seguimos teniendo gracias a las asesorías de Tanita Preston que desde New York nos ha dado un gran soporte.

De Cartagena volvimos a Bogotá, a buscar un laboratorio en donde pudiéramos hacer nuestras operaciones, es ahí cuando llegamos al Tecnoparque del SENA, nodo Bogotá. No obstante, mientras estábamos recibiendo el apoyo del SENA, también seguimos investigando sobre nuestro tema, es ahí cuando en ese primer año se nos suma un integrante a la familia BioAmbientar: Fredy Cuéllar, quién es ingeniero electrónico y nanotecnólogo; quién en ese momento estaba desarrollando su sistema de nanopartículas de síntesis biológica, lo cual llamó mi atención. Es allí cuando decidimos sumar esfuerzos y utilizar el conocimiento en biotecnología que yo tenía y el de Freddy, en nanotecnología, para crear una nueva línea en BioAmbientar llamada Bionanotecnología Aplicada. Gracias a esta pudimos mejorar aún más nuestros procesos, llegando a reducir el tiempo de descomposición de los residuos de 10 días y ya estamos llegando a 24 horas, quitando los malos olores, los mosquitos y los jugos orgánicos. Osea todos los inconvenientes que tiene el compostaje.

Continuamos adelante con BioAmbientar y Compostar Colombia

Así es como poco a poco hemos ido creciendo, hoy contamos con diversas  líneas de negocio desde los kits de siembra para principiantes para enseñarles a las personas como sembrar en su casa a partir de residuos orgánicos y al mismo tiempo creamos el movimiento #CompostarColombia, así podemos enseñar a las personas como #Comer sin desperdicios, #Separar adecuadamente sus residuos orgánicos de los inorgánicos a #Compostar usando una tecnología limpia, accesible y a muy bajo costo, haciendo uso de la transformadora de residuos orgánicos doméstica (compostera) que gracias a la acción de los increíbles de la montaña nuestros increíbles microorganismos podemos hacer compostaje seco que podemos tener en el interior de nuestras casas sin generar ningún problema o inconveniente que pueda llegar a tener el proceso de compostación. Después, con ese compost, que es el producto final, se puede desarrollar un proceso de #Siembra. Demostrándole a la sociedad cómo a partir de residuos podemos generar nuestros propios alimentos e ingresos, permitiendo que cualquier persona (con o sin recursos económicos) lo pueda emplear, ayudando de esta forma al medio ambiente y al desarrollo sostenible desde sus hogares.

También contamos con el sistema a gran escala en el cual podemos transformar los residuos orgánicos en compost y con ese compost a apoyamos a nuestros clientes corporativos a fortalecer su modelo de responsabilidad social.

Queremos llegar a cualquier persona, tener una planta de procesamiento en cada departamento de Colombia evitar que estos residuos orgánicos vayan a parar a los rellenos sanitarios y así  seguir cuidando nuestro planeta.

Y esta fue la historia de nuestra empresa, un detrás de cámaras de BioAmbientar, ahora que ya sabes qué nos representa, ¡Unetenos, juntos podemos ayudar a nuestro planeta y a generar ingresos de nuestros residuos orgánicos!

 

#Compostaje
#Agriculturaurbana
#Amorporlatierra